Cada
vez hay más emprendedores/as, muchas veces este emprendimiento es obligado por
la situación personal, por la falta de empleo o por la aventura de creer que
uno vive mejor cuando trabaja para si mismo/a. La realidad es que pasa como en
el juego, en la mayor parte de las ocasiones cuando se juega por necesidad se
pierde por obligación. Pero si lo que quieres es abrir un negocio en nuestra
ciudad, en Xixón/Gijón, y esta requiere la apertura de un establecimiento,
tienes que saber que es necesario solicitar al Ayuntamiento una licencia de
apertura para realizar tu actividad y esta es imprescindible sea grande o
pequeño el negocio que vas a emprender.

Aprendamos a distinguir lo que
necesitamos

En primer lugar, pongamos el
ejemplo mas complejo para luego llegar al mas sencillo. Tenemos un local vacío que
tiene que ser reformado de forma integral para convertirlo en un bar.

Los establecimientos de
hostelería, al menos en nuestra ciudad, (es muy importante conocer la normativa
específica de cada ciudad y sus exigencias para evitar disgustos después de
tener el dinero invertido), está considerada actividad molesta y por lo tanto
es necesario un trámite especial y el cumplimiento de unos requisitos mayores
que en otro tipo de actividades.

Al ser un local nuevo, el tipo de
licencia que requiere nuestro ayuntamiento es de OBRA MAYOR y por lo tanto debe
de ir acompañada de un proyecto redactado por un técnico competente, nosotros los tenemos , esto implicará que no
podremos comenzar las obras hasta haber obtenido esta licencia y las mismas
deberán de ejecutarse bajo los parámetros descritos en el proyecto, cualquier
tipo de modificación del mismo, deberá de ser comunicada al ayuntamiento en
cuantos anexos sean necesarios. Hay que tener en cuenta que la licencia de
apertura irá vinculada al cumplimiento con ese proyecto y las exigencias que en
él se han justificado. Por lo tanto, es muy importante definir con los técnicos
redactores y con la empresa ejecutora de la obra, www.asg2010.com
, lo que queremos hacer. Será fundamental que no nos olvidemos de detalles muy
importantes que van a exigirnos. El local deberá de ser accesible, DECRETO 37/2003,
de 22 de mayo, por el que se aprueba el Reglamento de la Ley del Principado de
Asturias 5/1995, de 6 de abril, de promoción de la accesibilidad y supresión de
barreras, en los ámbitos urbanístico y arquitectónico
. Tendrá que tener una
insonorización adecuada, si, incluso
para una cafetería o bar de barrio, ya que la norma municipal es para toda
actividad molesta, talleres, gimnasios, centros educativos, locales comerciales
de gran tamaño… el grado de insonorización variará en razón a la licencia, no
es lo mismo un local con música amplificada que un bar sin ella, pero tenemos que
tener claro que cualquier establecimiento incluido en el Decreto 91/2004, de 11
de noviembre de Principado de Asturias, de manera general el nivel sonoro
mínimo a considerar, según la normativa de ruido del Ayuntamiento de Xixón/Gijón
será de 85 dBA. Además dependiendo del tamaño y por lo tanto de la capacidad
del establecimiento deberá de cumplir una serie de exigencias que estarán
marcadas por el Plan de Autoprotección
(obligatorio para todas las actividades clasificadas en Xixón/Gijón), este plan,
que nosotros le podemos ofrecer, es el
que indicará como actuar en caso de emergencia y todas las especificaciones de
seguridad del local, en él se especificará donde irán colocados los extintores,
el número de ellos y la señalética necesaria, las luces de emergencia. Además,
marcará los protocolos de evacuación y autoprotección con planos en los que se
indiquen las rutas de evacuación y el punto de encuentro. Así mismo para
conseguir esa licencia de apertura será imprescindible que incluyamos en la solicitud
el contrato de arrendamiento, propiedad o autorización de uso del mismo, el
seguro de responsabilidad civil vigente y el certificado de la instalación
eléctrica por una empresa autorizada para ello. Con todo ello y un poco de
paciencia se conseguirá la licencia.

Cambio de titularidad de un bar/restaurante

Aquí tenemos que tener siempre en
cuenta que un cambio de titularidad implica adaptarse a la normativa actual y
que por lo tanto los inspectores le exigirán lo que la ley marque en el momento
de concesión. Por lo tanto, si no tenemos el certificado de la instalación eléctrica
vigente, esta habrá que adaptarla a las exigencias que esta inspección nos
obligue, si tenemos una cocina antigua, con una salida de humos que no esté adaptada
a las nuevas exigencias, tendremos que hacer esa inversión para poder seguir utilizándola
y con ello todo lo demás. Por ello es muy importante asegurarse antes de firmar
un contrato de la inversión que tengamos que hacer para negociar bien, los periodos
de carencia o quien debe de hacerse cargo de esos gastos. En cuanto a las
exigencias como actividad molesta deberán de cumplirse todas, insonorización,
plan de autoprotección, seguro de responsabilidad civil… Póngase en nuestras manos y consiga sus permisos
rápidamente.

Finalmente hay que decir que todos
los establecimientos en los que se manejen o transformen alimentos, esto
incluye, las cervezas, los frutos secos, los canapés o los vinos, tendrán que
estar en posesión de un número que acredite estar inscrito en el RPAEA
(Registro del Principado de Asturias de Empresas Alimentarias), cualquier bar,
tienda de alimentación, etc, deberá de estar inscrito y seguir los protocolos
que marca sanidad. Esto implica una implantación de APPCC que podrá ser
controlada por las autoridades sanitarias. El carecimiento de este protocolo
puede implicar sanciones por parte de la administración. Confíe en nosotros la
implantación. www.asg2010.com

Apertura de un establecimiento
para una actividad inocua

En este caso todo es mas sencillo,
pero siempre tendrá que cumplir con unas exigencias mínimas que cumplan la
normativa. La novedad mas importante con respecto a hace unos años es que en
nuestra ciudad, una declaración responsable comunicando la apertura del establecimiento
será suficiente para ella, de manera que podrá hacerse de forma rápida y sin
demoras para el inicio de la actividad.