A
la hora de contratar una reforma o reparación de cierto calado en nuestra vivienda, no somos conscientes de las responsabilidades que tenemos y, en muchas ocasiones, pasamos por alto temas que pueden ser fundamentales en caso de un accidente o
perjuicio grave a otros vecinos.

Quien contrata la obra se
convierte en PROMOTOR de la misma y desde ese momento es parte responsable
solidariamente de todo lo que pueda pasar durante la ejecución de la misma; por
ello es muy importante saber a quien se contrata y estar seguros de que cumple
con la legalidad vigente en materia laboral, seguridad social, seguridad e
higiene en el trabajo.

¿Y qué quiere decir esto? ¿Qué le
debo exigir a la empresa que vaya a ejecutar la obra para estar tranquilo? ¿Cómo
se que va a cumplir con la legislación en todo momento? ¿Tengo que estar en la
obra de forma permanente o nombrar a alguien?

Todas esas preguntas tienen
respuestas sencillas y vamos a intentar con este artículo ayudarte para que las
dudas se disipen y puedas ejecutar tu obra con la mayor tranquilidad posible.


1.- Contrate con empresas que
tengan una estructura propia y que cuenten con garantías suficientes.

2.- Refleje en contrato todas las
garantías y responsabilidades que asume la empresa a la que contrata, en este
documento tiene que aparecer que gestionarán las licencias y permisos oportunos
ante la administración, que cumplen y son responsables de todas las materias
que anteriormente describíamos, es decir, que cumplen con la PRL (Prevención de
Riesgos Laborales); para ello una de las mejores garantías es que estén inscritos
en el REA (Registro de Empresas Acreditadas) , desconfía de empresas que no estén aquí, ya que quiere decir que no cumplen
con los parámetros mínimos exigidos por el Ministerio de Trabajo, además no estarán
cumpliendo con la LEY, ya que es obligatorio que las empresas del sector estén
inscritas en este registro. Que pertenezcan a la FLC (Fundación Laboral de la
Construcción), en Asturies y en el resto de España, en el caso de que vaya a tocarse estructura o
la obra sea de gran envergadura, que cuenten con técnicos cualificados en la
materia, bien propios o colaboradores que se hagan responsables de la dirección
de obra (esto es independiente de que sea necesario proyecto o no). No estaría
de más, que en el contrato apareciese el nombre y número de colegiado, del
Ingeniero, Ingeniero Técnico, Arquitecto o Arquitecto Técnico que va a hacerse
responsable de esto. Los plazos de ejecución, etc. Es decir, todo lo referente
a la obra que pueda servirle de prueba en caso de tener algún problema.

3.- Exija documentación, no solo
de la empresa, si no también de los trabajadores, de las subcontratas, etc. La
ley obliga a disponer de un libro de subcontratación en la obra en el caso de
que la Contrata principal contrate a autónomos u otras empresas. Vayamos a un
caso práctico, imaginemos que contratamos a una empresa de reformas para una reforma integral.
Esta empresa tiene albañiles, fontaneros y electricistas propios, pero hay que
poner ventanas, puertas y hacer la cocina, además tendremos que instalar pladur
y pintar. Por lo tanto, el resto de trabajos los subcontrata. Esas otras
empresas o autónomos tienen que cumplir con la legislación vigente de la misma
manera que la principal y esta deberá de tener reflejado en el libro de
subcontratación todos aquellos profesionales que entran en la obra, el convenio
laboral al que pertenecen y las labores que realizarán.

4.- Pida como mínimo una evaluación
de los riesgos que tendrá la obra por técnico competente. Si se cumple con la
PRL y si se está inscrito en el REA tendrá un técnico competente y responsable
de la PRL de su empresa o lo tendrá subcontratado con un servicio de prevención
externo y nombrado un recurso preventivo en obra. En nuestro caso, por ejemplo,
tenemos un equipo con dos técnicos superiores en PRL, una de ellas es la Coordinadora
de seguridad y salud de la empresa, además en cada obra hay un recurso preventivo.
Contamos con un Plan general de seguridad y salud de la empresa y sobre ese
hacemos uno propio para cada obra con la evaluación completa de todos los
riesgos. Con este plan, se forma a los trabajadores y se entrega a todos los
autónomos o empresas subcontratadas que tenemos, en cada obra, quedando
constancia de ello con la firma del acta de adhesión al mismo en el que
declaran que tienen conocimiento suficiente de los riesgos. Estas actas están, como el resto de la documentación, a disposición del PROMOTOR o la autoridad laboral competente en todo momento. De esta manera empezamos a ver realmente el tipo de empresa con la
que estamos tratando y como consecuencia disminuyendo de forma clara los
riesgos como responsable solidario de lo que pueda pasar en nuestra casa.

5.- El seguro de responsabilidad civil,
y aquí es muy importante tener claro que no vale cualquiera, en estos años
hemos visto de todo, hasta empresas que presentaban el seguro del bajo
comercial en el que tenían la exposición. No vale cualquier seguro, este tiene
que cubrir el montante total de los riesgos y daños que se puedan producir. Imaginemos un caso extremo, vamos a modificar la estructura de la vivienda por
que esta está deteriorada y en esos trabajos el edificio se viene abajo, a
todos nos viene ahora el recuerdo del accidente que se produjo durante las
obras del Hotel Ritz de Madrid, en el que el forjado se vino abajo, el único
muerto era un instalador de pladur; nunca estamos libres de un accidente, por
ello es muy importante cumplir con la legalidad y tener cubiertas esas posibles
incidencias. En nuestro caso contamos con un seguro de responsabilidad civil
emitido por Mapfre y vinculado al colegio de ingenieros de manera que todas
nuestras obras pasan por este y van visadas, la cuantía del mismo cubre hasta 4,5
millones de euros.

6.- GARANTÍA. La ley obliga a dar
1 año de garantía en todos los trabajos realizados de reforma en una vivienda,
por lo tanto, esta debería de estar reflejada por escrito y garantizada por una
empresa que tenga la solvencia para asumirla. Nosotros reflejamos en contrato
una garantía de 2 años en todos nuestros materiales y trabajos, independientemente
de las que pueda dar el propio fabricante.

7.- Vaya a escoger los
materiales, fíese poco de catálogos o de fotografías, las empresas de calidad
tienen proveedores de calidad, trabajan con almacenes o marcas que tienen
exposiciones en las que poder palpar el producto, en la que poder ver la
composición, garantías y tipología del producto. Podemos encontrarnos con casos
como el de la ebanistería o las cocinas, en las que a lo mejor no es posible ver
una exposición propiamente dicha, pero seguro que podrán mostrarte alguna que
hayan hecho, o llevarte al taller para ver como fabrica el profesional. En
nuestro caso, podéis ver algunas de las casas con las que trabajamos en la
propia web, con enlaces a sus propios espacios, además siempre que el cliente quiere
le llevamos a las exposiciones para que puedan escoger todo lo que van a tener
en su casa.

En definitiva, nuestro consejo es
que antes de contratar y durante la obra, seamos exigentes con el contratista,
es la única manera de estar seguros y de que #lacasadetussueños no se convierta
en una pesadilla.

Mas info en www.asg2010.com y en nuestra redes sociales
@astursg